Un estudio señala que es el azúcar -y no la grasa- el enemigo en una dieta saludable

Fuente: Christiane Northrup, M.D., British Medical Journal

9224500-1363660911493[1]

Un reciente artículo publicado en el British Medical Journal (1) carga contra un principio que ha perdurado muchas décadas: la grasa saturada no es mala de por sí, no es el enemigo cuando se trata de la enfermedad cardiovascular, aumento de peso, salud mental y tantas otras cuestiones. Parece ser que es el azúcar -en sus múltiples presentaciones-  el culpable de que engordemos. Lo que significa además que, puesto que el azúcar aumenta la inflamación en todo el cuerpo, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Dice la Dra. Northrup en su reseña del artículo(2), “no es la hamburguesa con queso y bacon el problema. ¡Es el ketchup, el panecillo y las patatas! Todos esos carbohidratos que hacen subir nuestro nivel de azúcar instantáneamente, porque su índice glicémico es incluso superior al azúcar de mesa tradicional”.

“I can tell you without a doubt, it’s the sugar that so many of us struggle with, not the fat. Think about it. It’s NOT the burger with cheese and bacon that’s the issue. It’s the ketchup, the bun, and the fries. These are all carbs that instantly raise your blood sugar, because they are higher on the glycemic index than plain old table sugar. This is what I mean by sugar in all its guises”.

El azúcar está relacionado con un incremento del riesgo de sufrir un ataque al corazón y demencia, así como otras enfermedades inflamatorias, como resistencia a la insulina y diabetes tipo 2, obesidad, problemas hepáticos, artritis, reducción del colesterol “bueno” HDL, incremento de los triglicéridos y CÁNCER.

La recomendación actual de la Asociación Americana del Corazón es que el consumo diario de azúcar debe ser sólo 5-7,5 por ciento de la ingesta total de calorías de una persona.

Sólo se necesita algo mas de medio litro de sodas azucaradas a para aumentar el riesgo de ataque cardíaco en un 30 por ciento. Y si se consume el 20 por ciento de las calorías de azúcar, el riesgo de ataque al corazón se duplica.

Estas estadísticas se determinaron después de ajustar por factores de riesgo independientes para el ataque al corazón, como el tabaquismo, la hipertensión arterial, el consumo de alcohol y otros factores.

Y por si eso no fuera suficiente, concluyen que es el azúcar, no la grasa, la que responsable de la grasa abdominal.

(1) Aseem Malhotra, et al. Observations from the heart: saturated fat is not the major issueBMJ, October 2013;347:f6340.

(2) Now Saturated Fat Is Good for You?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s